SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Cambiar el gimnasio por el parque

En un intento por regresar a lo fundamental, un par de entrenadores físicos han desarrollado un sistema para ponerse en […]

En un intento por regresar a lo fundamental, un par de entrenadores físicos han desarrollado un sistema para ponerse en forma, pero no en un gimnasio, sino al aire libre: en un parque.
Las posibilidades de ejercitarse al aire libre se multiplican. Las últimas tendencias apuntan a que la búsqueda de una buena condición física no es sinónimo de aburrimiento ni meses de trabajo entre aparatos de gimnasio, donde lo que seguro llega antes que los resultados es la mensualidad.

En un intento por cambiar la costumbre del gimnasio y con veinte años de experiencia como consultor en acondicionamiento físico, Tomás Morales, decidió crear junto con su socio Raúl Baca, Primal Fit 360°, un programa integral basado en los movimientos funcionales (o naturales) del cuerpo, que pueden ser practicados en sesiones intensas de hasta una hora y con pocas pausas.

El chiste es que, a diferencia de un gimnasio, aquí las paredes fueron sustituidas por el cielo y aire del parque Alfonso Esparza Otero, en la colonia Nápoles, donde se puede iniciar una sesión con algunos minutos de carrera, saltos y ejercicios de fuerza que ayudan a elevar la temperatura del cuerpo antes del entrenamiento, el cual, explica Tomás, es individual, pues cada alumno tiene necesidades y habilidades diferentes. “Siempre los llevamos al límite, pero no los ponemos a competir con otras personas que tienen años de experiencia”, advierte.

El entrenamiento funcional, según afirma Tomás, ofrece la ventaja de activar zonas del cuerpo diferentes a las que activan otros deportes. “Conocemos el cuerpo, las rutinas y cómo acelerar el metabolismo para llegar a los resultados que se desean”, asegura. “Los alumnos se dan cuenta que no necesitan encerrarse en un gimnasio a cargar pesas sin que nadie los asesore”.

El fin del gym
El lema en Primal Fit 360° es: “Tu cuerpo es tu gimnasio, te enseñamos a usarlo”. Y vaya que si lo ponen en práctica. En cada entrenamiento, los alumnos aprenden desde calentar hasta respirar para lograr más resistencia. Aquí la apariencia física es la consecuencia de tener un cuerpo sano.

En la actualidad, muchas personas no logran sus objetivos porque en el camino los absorbe el aburrimiento, la apatía o los supera la mensualidad de un gimnasio donde los programas son rígidos. Sin embargo, en Primal Fit 360° los entrenadores no sólo van de la mano con el alumno, sino que también hay horarios accesibles que van desde las siete de la mañana hasta las nueve de la noche de lunes a viernes y sábados a las once. Lo único que debe existir es la voluntad de acudir, al menos, tres veces por semana. Así que a darle.

gimnasio en el parque

Tags
Compartir
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Páginas amigas