Cervantes a ritmo del rap

Camacho

Compartir:

Por Mónica Ocampo

Ni solemne, ni aburrido, ni obligatorio. A cuatro siglos de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra, tres jóvenes mexicanos han demostrado que la obra del mayor escritor de la lengua española se puede difundir a ritmo de rap.

Así como los caballeros que se batían en duelo, los raperos Danger, Jesús “CamacHo” y Eduardo Montoya —alias Montiverso o Dr. MNT—, representaron a México en el Festival de Teatro Clásico Almagro, en España, tras vencer, voz contra voz y verso contra verso, a más de 80 oponentes en la primera batalla del #CervantesEnRap, un concurso realizado por el Festival Internacional Cervantino.

Para los tres exponentes de la lírica del hip hop, inspirarse en la vida y obra de Cervantes fue la oportunidad de llevar el rap a otros sectores de la sociedad que lo relacionan con calle, sexo y drogas, “en América Latina, es la trova de nuestro tiempo. Una expresión muy autobiográfica de lo que sientes, quieres, piensas y observas”, comenta Danger, ganador del primer lugar del concurso.

“Quiero regresarle el favor al rap y sacarlo de la calle”
Danger tiene 30 años y es originario de Tijuana. Comenzó a escribir canciones de rap a los 16 años, así salvó su vida de la calle y el “desmadre”. Aunque creció en La Florida, un barrio conformado por paracaidistas, su padre tenía una pequeña biblioteca en la que se encontraba un resumen del Quijote “ilustrado para niños”. Aunque nunca le ha preguntado a su padre si ese libro era para él, se siente agradecido por descubrir el sentido de la humanidad y la justicia a través de esa obra que años después leyó en la secundaria. “Si todos tuviéramos un grado de locura como el Quijote, el mundo se salvaría en este momento”, explica y asegura que se identifica con el Quijote por esa bondad e inocencia que, en ocasiones, lo hace parecer torpe.

Así suena Cervantes

“Cervantes retrata una musicalización lírica del pueblo”
Jesús “CamacHo” tiene 28 años y es profesor de una secundaria pública en Jalisco. Estudió Filosofía y Letras porque una lesión terminó con su sueño de ser boxeador profesional. Leyó a Cervantes en la secundaria, pero no entendió ni una palabra. Cuando entró a la prepa, su maestra le ayudó a pasar de la primera página, fue así como aprendió que un libro no es una piedra muerta, sino una pieza que, al leerla con el paso del tiempo, es un objeto de interpretación. Ahora que es profesor, se esfuerza por construir ese puente entre la literatura y los “gustos” de sus 50 alumnos.

Cervantes al ritmo del Rap

“Cervantes era un raper en su época”
A los 14 años, Eduardo Montoya, realizó su primer freestyle sin mucho apoyo de sus padres. Mientras sus amigos de la Agrícola Oriental escuchaban reggeaton, él prefirió grupos como Control Machete o el Cartel de Santa. Leyó partes del Quijote y La Galatea en la secundaria. Utiliza el seudónimo de DR. MNT porque acaba de terminar la carrera de Odontología en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Se enteró del concurso gracias a una profesora. Ama a su carrera tanto como a la música. A sus 23 años, piensa que la vida es más que pasar doce horas encerrado en una oficina y regresar a la casa a dormir. La imaginación es su mejor instrumento, por eso se identifica también con el Quijote.

La próxima batalla se realizará el 2 de octubre, cuando inicie el Festival Internacional Cervantino, ahí seis raperos (tres mexicanos y tres españoles) volverán a enfrentarse. Los tres ganadores recibirán 35,000, 28,000 y 20,000 pesos, respectivamente.