Cuando el amor acaba: ¿Por qué Uber México decepcionó?

el-amor-acaba-1

Compartir:

por Gerardo Ruiz

shutterstock_423893758Era demasiado bueno para ser verdad. Un taxi —sin los horrorosos colores exteriores a los que nos tienen acostumbrados, sólo modelos recientes— que podías pedir mediante una App en tu teléfono móvil, sin salir de tu casa y exponerte. ¿Más? Unidades limpias, choferes amables, bien vestidos, que te ofrecen una botellita de agua como mínimo (hay quienes hasta dulces, chocolates, revistas y, algo invaluable, una sonrisa sincera). Pagabas con tarjeta de crédito o débito; se eliminaba la clásica y molesta frase de “Uy, joven, para allá no voy”. Entonces, ¿qué podría salir mal?

La compañía creada por Garrett Camp y Travis Kalanick, en San Francisco, en 2009, llegó a México hace tres años —primero a la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, luego se ha ido expandiendo hasta 14 ciudades— con la esperanza de renovar la pésima red de transporte del país. A escala nacional, hoy hay un promedio de 1.2 millones de usuarios de esta aplicación. Así que la expectativa (s) era alta y Uber no decepcionó… al principio.

¿Cómo pasamos del #UberSeQueda a quejarnos amargamente del servicio casi a diario?

shutterstock_351905399

No existen los cuentos de hadas

El cuento de hadas Uber parecer no tener un final feliz. En el primer semestre de 2016, registró pérdidas mundiales de al menos 1.270 millones de dólares, según su responsable de finanzas, Gautam Guptar. Los subsidios que otorga la empresa a sus conductores son la mayor causa del detrimento.

Aquí, en México, se podría decir que los propios ciudadanos fuimos artífices del principio del fin. En abril pasado, el Gobierno de la Ciudad de México implementó el Hoy no circula reforzado debido a los altos índices de contaminación. Esto restringió la circulación a todos los vehículos, incluidos los de holograma cero y doble cero, en los estados que integran la Megalópolis: Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla y Tlaxcala.

Uber se relamió los bigotes. La compañía busca ganar dinero, como cualquier otra, por más cool que se quiera ver, por más agüitas que te invite. Para la contingencia ambiental implementó la llamada Tarifa dinámica, por la alta demanda de unidades demanda (más del 20% de los vehículos no podían circular), así que los tiempos de espera llegaron a ser eternos —en algunos casos más de una hora— y las tarifas, bueno, llegó a estar hasta en 990 pesos. (((https://twitter.com/AnaOrdonana/status/717714340938317824/photo/1?ref_src=twsrc^tfw)))

Para mayo pasado, la empresa y el Gobierno de la Ciudad llegaron a un acuerdo y eliminaron la tarifa dinámica. Ahora se llaman Variables (¡genios!) y tienen un tope: 4.9 X, en casos de contingencia, y de 2.9 X, en doble Hoy No Circula.

 

El dinero no alcanza

Un chofer de Uber México gana, netos, aproximadamente unos ocho mil pesos al mes por una jornada de más 12 horas diarias. En enero de este año, la compañía anunció el lanzamiento de su servicio UberPOOL con el cual podrías compartir tu viaje a cambio de una reducción de hasta un 25% de la tarifa. No suena mal, ¿verdad? El único problema es que los choferes ya no perciben lo mismo de su ya de por sí castigado ingreso. Un viernes de quincena de julio, los trabajadores decidieron manifestarse por cuatro horas en la Ciudad de México y exigieron lo siguiente:

  1. Desactivar la tarifa fija en horas pico.
  2. Igualar las tarifas de cancelación de UberX y UberPOOL.
  3. Mayor capacitación al personal de atención.
  4. Limitar el número de unidades.

De unos 20 mil socios registrados en la megalópolis (hay 39,000 conductores a nivel nacional), sólo se inconformaron unos cien aquel viernes. Naturalmente, Uber no cambió una sola coma de sus políticas.

Miren que la promesa inicial, a la llegada de la empresa, era un ingreso estimado a los conductores de $40,000 pesos mensuales. No sonaba mal. Pero Uber cobra, desde noviembre pasado, 25% de comisión sobre el ingreso a los conductores asociados por el uso de la tecnología. La realidad es otra. De acuerdo con un análisis realizado por El Economista (http://eleconomista.com.mx/tecnociencia/2016/03/12/uber-exprime-sus-socios-ser-lider ), la utilidad promedio por viaje para el conductor es de $10 pesos. El mismo diario incluyó una interesante calculadora para obtener una relación de viaje-costo-ingreso-utilidad. El resultado es nada alentador. Puedes hacer aquí la prueba: http://eleconomista.com.mx/especiales/aplicaciones-digitales/2016/03/09/calculadora-cuanto-quieres-ganar-uber

Con la llegada de UberPOOL se incrementaron los robos a unidades y a usuarios. Al compartir el servicio no sabes con quién te va a tocar. Los abogados de Uber, de acuerdo a varias notas periodísticas, no se hicieron responsables.

Donde sí tuvieron que intervenir fue en un hecho más grave, tal vez el más grave que le haya tocado vivir a la compañía durante los tres años que lleva en México. El 1 de mayo pasado, una joven solicitó un Uber saliendo de un bar de la colonia Condesa. Después de una noche de fiesta, se quedó dormida. El conductor se dio cuenta de esto, estacionó su vehículo y abusó sexualmente de ella.

La compañía reaccionó rápidamente y colaboró con las autoridades. Hoy, el conductor Diego Vargas Méndez recibió auto de formal prisión por su presunta responsabilidad en el delito de violación agravada.

Conductores inexpertos —chavitos que apenas cumplen la mayoría de edad, pasan horas sin dormir con tal de ganar más—, unidades socias, una aplicación que falla constantemente y un servicio al cliente que decepciona. Hemos regresado a donde estábamos. (((https://twitter.com/jshm00/status/774269329256755205)))

¿Conocimiento de las zonas, barrios y calles de la Ciudad de México? El que les otorga Waze.