SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

El auto volador (y no es reggaeton)

Quienes crecimos viendo Los Supersónicos soñábamos con disfrutar, algún día, de su versión futurista de la realidad.

La serie, creada en 1962, pero ambientada en el año 2062, nos presentaba camas de bronceado, robots, videollamadas y, en otro de sus capítulos, la venta de un sinnúmero de carros voladores por la Agencia Molecular Motors.

Desde el auto cohete molecular o la cápsula para seis pasajeros hasta el modelo deportivo con asiento desplegable para la suegra: hoy, 55 años después del estreno de la serie, el comprar tu propio carro volador es una realidad gracias a la compañía eslovaca AeroMobil Flying Car.

El prototipo de su auto volador, del cual prometen entregar las primeras unidades en 2020, se presentó en una feria de Mónaco. Y así lo describen: “Una aeronave liviana con un propulsor trasero y alas plegables”, que nos podrían remontar a las de un insecto y un coche habilitado para circular en la vía pública.

Sí, tal como leen. Su fabricante ha dicho que el automóvil puede volar en menos de tres minutos, desplegando sus alas con sólo presionar un botón. Además, alcanzará una velocidad máxima en tierra de 160 kilómetros por hora y, en el aire, podrá recorrer distancias de hasta 750 kilómetros.

Claro, tal aventura no estará disponible —por el momento— a todo mortal. El comprador deberá contar con una licencia para volar, una pista para poder tomar velocidad y poco más de 1.2 millones de euros en su cuenta de banco. Mientras el 1 % de la población más rica del mundo ahorra, los gobiernos de las principales potencias estudian cómo los vehículos operarían dentro de corredores seguros.

Ahora: ¿qué pasaría si el aeromóvil llegara a la Ciudad de México?

 

Tags
Compartir
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn