SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

El chocolate sí es una droga (aquí te lo comprobamos)

Comer un trozo de chocolate en invierno o para aliviar las penas de amor es una tentación compartida por muchos […]

Comer un trozo de chocolate en invierno o para aliviar las penas de amor es una tentación compartida por muchos que el belga Dominique Persoone busca modificar con The Chocolate Shooter, una sofisticada máquina para inhalar chocolate en forma de polvo y así alterar el estado de consciencia, como si se tratara de una droga.

“El chocolate es la nueva cocaína”, asegura Persoone. “El cacao provoca una inyección de endorfinas que puede derivar en euforia; es como el viagra”.

A diferencia de la cocaína, sin embargo, el polvo del cacao es natural y legal. Uno de los principales motivos por el que The Chocolate Shooter ha causado sensación en fiestas en Europa y Estados Unidos, al punto de que los jóvenes están prefiriendo esnifar cacao, en lugar de beber alcohol o fumar.

“Para ser honesto, nunca quise ser el tipo malo que incentiva el consumo de drogas”, confiesa Persoone, creador de la máquina. “La vida es muy corta y hay que divertirnos”. El belga comenzó a probar la aspiración de cacao puro, mezclándolo con ají, pero era muy doloroso e su paso por las fosas nasales. Ahora, el polvo de cacao se consume con menta y jengibre o con cereza, ingredientes que se activan en la nariz, mientras que el chocolate estalla directo en el cerebro. El efecto es similar a tomar mucho café, acelerando al cuerpo, exacerbando la atención y creando un estado de alerta.

Este chocolatero diseñó el cacao en polvo como droga para usarlo como postre en una fiesta sorpresa de los Rolling Stones en 2007, organizada por sus esposas. “Me pidieron que pusiera unas bromas en el menú y me inspiré en una máquina para aspirar tabaco que tenía mi abuelo”, explica.

Los peligros
A partir de entonces, Persoone ha vendido más de 25 000 máquinas, según datos de su empresa The Chocolate Line. Sin embargo, el creador de la llamada “droga de chocolate” ha recibido algunas críticas en las que se advierte que aspirar polvo de cacao puro podría dañar las membranas nasales y volverse muy adictivo.

Pero para el belga el efecto de esta droga es mínimo. “Es como tomar mucho café y el efecto solo dura de 20 minutos a una hora y media. No van a volar con ella, siento mucho si pensaban eso”, dice Persoone, quien asegura que es más saludable que tomar pastillas. “De hecho, si pudieras aspirar los medicamentos sería menos agresivo, porque ingresa directo a la sangre”.

La máquina The Chocolate Shooter se puede comprar por 44 dólares y en la preparación especial del polvo se utiliza cacao, en su mayoría, de Yucatán, México.

Asimismo, el especialista en chocolate incentiva a la gente a que se atreva a experimentar con otros sabores que tengan en su cocina “como un poco de tomate y queso”. Mientras eso pasa, Persoone trabaja en su próximo sueño: la creación de un chocolate que aumente las feromonas.

Tags
Compartir
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Páginas amigas