SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

El riesgo de una pandemia

Mucho se ha hablado del Zika con la coyuntura de la cita olímpica en Río de Janeiro, siendo Brasil uno […]

Mucho se ha hablado del Zika con la coyuntura de la cita olímpica en Río de Janeiro, siendo Brasil uno de los países en donde se han registrado brotes de la enfermedad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que el virus del Zika constituye una una emergencia de salud pública y recomienda prevenirse de posibles picaduras de mosquitos, insectos que transmiten la enfermedad.

Cuando se propaga una enfermedad pasa por diferentes procesos. Todo empieza con una endemia, que es cuando un grupo se contagia en una misma localidad; luego pasa a ser una epidemia, cuando el brote de la enfermedad crece a un número de individuos superior al esperado en una población durante un tiempo determinado; y si el brote se extiende a distintas regiones y cruza fronteras o continentes, se considera entonces una pandemia, según la OMS.

Sin embargo, para que una enfermedad pueda provocar una pandemia, para la OMS debe cumplir además tres condiciones: Primero debe tratarse de un virus nuevo, que no haya circulado antes (generalmente de origen animal), lo que supone que no habría población inmune ante dicha enfermedad; segundo, el virus debe tener la capacidad de transmitirse eficazmente de persona a persona a gran velocidad; y, por último, la enfermedad que provoca el virus debe ser grave.

 

La propagación
En la historia de la humanidad ha habido pandemias importantes que han mermado notablemente a la población mundial. Sin embargo, en esta época globalizada, el riesgo que corremos es mucho mayor. Un vuelo internacional podría ser suficiente para que la enfermedad se esparza a cualquier lugar del mundo en cuestión de horas. sería como prender fuego en una caja de cerillos.

Pandemia. Foto Shutterstock.

Pandemia. Foto Shutterstock.

Pero más allá de un catastrófico castigo divino o el preludio del fin del mundo, como lo ven algunos, la historia de la humanidad ha estado ligada siempre a pandemias y epidemias en diversas formas y tamaños; la tuberculosis, la influenza, la malaria, la sífilis, la viruela y el sarampión por nombrar algunas de ellas. Entre las más letales debemos mencionar a la Peste Negra, que en 1347 viajó de Asia a Europa por Italia, matando a un tercio de la población del continente; también está la Fiebre Española de 1918, considerada la pandemia más mortal de la historia ya que en un sólo año cobró la vida de más de 40 millones de personas. Más recientemente, encontramos el VIH, la gripe aviar y la influenza AH1N1, aunque no han llegado a esas cifras fatales.

Avances tecnológicos como las vacunas y el descubrimiento de nuevos fármacos, así como la creación de instituciones de salud pública han servido para que las consecuencias de las epidemias y pandemias sean mucho más contenidas.

Actualmente, las instituciones de salud pública internacional se han enfocado en hacerle frente a una posible amenaza epidemiológica preparando protocolos basados en la precaución, higiene y rápida acción para prevenir o reducir al mínimo la morbilidad y la mortalidad humana, la perturbación social y las consecuencias económicas que una pandemia de cualquier tipo de virus podría causar.

 

Las mediciones de la OMS
El organismo mundial ha establecido establece seis niveles de alerta para organizar y definir una posible pandemia en donde cada nivel cuenta con procedimientos específicos para cada etapa:

Nivel 1: Se constata la existencia de un virus peligroso para los seres humanos, aunque circule sólo en animales.

Nivel 2: Se constata algún caso de contagio del virus de animales a personas, aún de manera aislada.

Nivel 3: El virus comienza a contagiarse de persona a persona. Aún en casos aislados.

Nivel 4: Se generaliza la transmisión del virus de persona a persona, llegando a generar pequeños brotes de considerable importancia en localidades. Cuando se alcanza este nivel, el riesgo de sufrir una pandemia mundial comienza a ser considerable.

Nivel 5: Continúa la propagación del virus entre seres humanos, viéndose afectados en este momento por lo menos dos países de una misma región. Cuando se llega a este nivel, el riesgo de llegar a una pandemia se vuelve muy alto.

Nivel 6: Se alcanza la fase pandémica plena. El virus se propaga rápidamente, afectando a un número cada vez mayor de personas en un número cada vez mayor de países.

 

¿Puede haber una pandemia del Zika?
El virus del Zika no es un virus nuevo, su historia se remonta a 1947 año en el que fue detectado por primera vez en macacos en Uganda. Actualmente se tienen identificadas las formas de transmisión más comunes de la enfermedad, así como los síntomas. Asimismo, se trabaja en la prevención, así como en la investigación para elaborar una vacuna.

Por otro lado, la enfermedad provocada por el virus del Zika es relativamente leve y no necesita un tratamiento específicoPese a que Brasil es el lugar en donde se dio el último gran brote de la enfermedad, para la OMS y el gobierno brasileño el Zika no representa un peligro de potencial pandémico durante estas Olimpiadas en Río.

El doctor Bruce Aywards, quien lidera la respuesta de la OMS frente al virus, dijo al respecto que el impacto de la enfermedad puede multiplicarse y elevar el riesgo a que se expanda a otros países si la gente convive en aglomeraciones como las de los estadios, aunque el comité ha declarado que el riesgo será menor durante los juegos.

Por esto, la OMS se ha limitado a generar una serie de recomendaciones para prevenir el contagio de la enfermedad, entre las que se incluyen practicar el sexo seguro o la abstinencia, elegir hospedajes con aire acondicionado y evitar las zonas de poca salubridad.

Tags
Compartir
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn