Guerra de capillas

La guerra de las capillas

Compartir:

Por Jimena Zárate

Este mes abrió al público una réplica de la Capilla Sixtina en el corazón de la Ciudad de México. Bueno, se replica el interior, con las medidas originales, eso sí, para que cualquier persona (luego de registrarse por Internet) pueda disfrutar de los famosos frescos de Miguel Ángel Bounarrotti como lo haría cualquier obispo en pleno cónclave —como lo ha hizo, de hecho, el mismísimo Norberto Carrera, arzobispo primado de México, durante el cónclave de 2013 en el que se eligió al Papa Francisco—.

Gracias a un esfuerzo de mucha gente y con mucho dinero de por medio, los mexicanos podremos gozar, al menos por un tiempo, el interior de este recinto como si estuviéramos en Roma. Si uno se fija, se nota que no se tratan de los frescos originales, pero será lo más cerca que muchos podamos estar de la famosa capilla en nuestras vidas.

Aquí te presentamos una pequeña comparación entre la original capilla y la réplica.

Original

Réplica

Mecenas Papas Sixto IV y Julio II. Banorte y Maseca.
Costo del proyecto Invaluable. 45 millones de pesos.
Encargados Giovanni dei Dolci, Sandro Boticcelli, Cosimo Roselli, Pinturicchio y Miguel Ángel Buonarroti, entre otros. Más de 100 arquitectos, ingenieros, escenógrafos y fotógrafos mexicanos.
Consta Obras maestras de los artistas del Renacentismo y Manierismo Italiano. Casi tres millones de fotografías en alta definición sobre tela sublimada y un video previo que cuenta la historia de la capilla.
Temporalidad Indefinida. Hasta el 30 de agosto.
Ubicación Roma, Italia. Ciudad de México, Toluca, Guadalajara, Puebla, León y Monterrey.
Tiempo de recorrido Alrededor de dos horas, incluyendo el museo del Vaticano y la Capilla. 20 minutos.
Horario De 9 a 16 horas. De lunes a domingo de 11 a 20 horas.
Precio 16 euros (340 pesos). Gratuita con previo registro por Internet.
Visitas diarias 20,000 en temporada alta. 21,400 sólo el primer domingo de exhibición.

Por la oportunidad de gozar de esta obra magna de nuestra civilización, podemos agradecer, de todo corazón, a Miguel Ángel (Máncera… al menos los días que siga estando junto al Monumento de la Revolución).

La creación de Adán, de Miguel Ángel. Foto: Everett - Art / Shutterstock.com.

La creación de Adán, de Miguel Ángel. Foto: Everett – Art / Shutterstock.com.

Guardar