La diseñadora que salva vidas con toallas sanitarias

BeGirl Ethiopia

Compartir:

Por Milagro Urquieta

Ella se llama Diana Sierra. Es diseñadora. Es colombiana. Y está salvando vidas en África.

BeGirl Ethiopia

Sucede una vez por mes, todos los años, a partir de la pubertad de la mujer. La menstruación puede convertirse en un real enemigo al que debemos enfrentarnos – si contamos con suerte genética- en una fecha marcada por calendario y armas de supervivencia como una toalla sanitaria. Súper absorbente, con alas y manzanilla; si ahondamos en exquisitez.

Sin embargo, no todas las mujeres poseen el derecho a su libre acceso y, debido a esto, se desencadenan serios problemas a futuro. Según cifras de Unicef, 1 de cada 10 niñas africanas en edad escolar falta a la escuela por asuntos menstruales, y a la larga la abandona. A esta realidad se enfrentó la diseñadora colombiana Diana Sierra durante un viaje a Uganda por parte del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

“Teníamos un taller de artesanías al que llegaban niñas de 12 años por montones porque faltaban a la escuela. Me di cuenta que tenía 10 años diseñando para la gente equivocada. Cuando supe que una toalla sanitaria le puede devolver ese pedacito de dignidad a una niña, decidí dejar de diseñar computadoras y cámaras de fotos”, revela la también creadora de la marca “Be Girl” a ThinkTank New Media.

En la África rural, los materiales que usan las niñas para protegerse durante la menstruación son paja y trozos de trapo, que muchas veces les causa infecciones. Por eso, Diana desarrolló una toalla femenina impermeable y una tela parecida a la de un mosquitero que se puede rellenar con un pedazo de paño cuando sea necesario y así no desechar la toalla higiénica por completo.

“También incluye alas para el movimiento. Es fácil de lavar y secar por la noche. Muy útil cuando se vive en condiciones donde no hay agua o servicios sanitarios”, agrega Diana Sierra . Aunque, en el camino, se enfrentó a otro problema: muchas niñas no tenían ropa interior. Así creó un segundo producto.

“Son unos calzoncitos con tecnología dry fit, que se usa en los productos deportivos para que el sudor no se concentre. Además, tiene una franja que permite que la ropa interior se ajuste a diferentes contexturas”. Sus diseños se venden en Estados Unidos por su página web, en la que por la compra de una prenda una niña de África obtiene gratis la suya.

Un guiño a la menstruación que ya ayudó a más de 15 mil niñas africanas. Entre los países están: Uganda, Malawi, Tanzania, Ruanda, Malí, Marruecos, Etiopía y Somalia. “Y ahora pensamos llegar a comunidades nativas de Colombia y Estados Unidos, del sur de Dakota para empezar”, advierte la diseñadora colombiana a Think Tank New Media.

Lo anterior, previo a la aprobación de las niñas. “La primera muestra de toallas la hicimos en color negro, ya que cuando hablas de menstruación piensas en un color que tape la sangre. Sin embargo, ellas las querían de colores. Eso me enterneció mucho, porque estamos hablando de un producto tabú y, pese a la pobreza extrema en la que viven, sus aspiraciones no están correlacionadas con su realidad. Todas tienen un gran positivismo”.

BeGirl Gifts of Hope

ALGO MÁS QUE PRODUCTOS SANITARIOS

Diana Sierra es diseñadora industrial hace 12 años. En 2011 ingresó a la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, para enfrentarse a la industria “eco amigable” después de una mala experiencia laboral.

“Estaba trabajando en un producto para bebés que llevaba baterías. Mi cliente quería que los usuarios no las pudieran quitar para que así compraran más. Me pareció una falta de ética mía colocarla en el mercado. Me dije: ‘yo no puedo seguir haciendo esto’. Empecé a interesarme en proyectos sostenibles”.

Pero ella sabe que crear toallas femeninas y calzones no es suficiente para cambiar la vida de miles de niñas en África. “No lo es cuando una niña no sabe cómo funciona su ciclo menstrual y lo ve como una maldición, no como algo natural. Ellas deben aprender a tomar decisiones más informadas, conociendo su ciclo biológico”, asegura la diseñadora.

Por eso, creará una versión mecánica (como un reloj manual) de una app  que sirve para llevar la cuenta y el control de los periodos menstruales, junto con charlas sobre sexualidad en alianza con ONGs. “Esto no es una crisis exclusiva de África; las toallas y el acceso a productos sanitarios no es una cuestión de lujo, es algo de dignidad. Es lo mínimo que se le puede reconocer a una mujer y la educación es crítica para poder romper las trampas de pobreza”.

Si quieres ser parte de esta campaña social ingrese a www.BeGirl.org