SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Estos países no existen. ¿O sí?

Peter Pan, el niño que decidió no crecer, vive en la Tierra de Nunca Jamás, donde nacen los sueños y […]

Peter Pan, el niño que decidió no crecer, vive en la Tierra de Nunca Jamás, donde nacen los sueños y el tiempo no se planea. Bueno, pues hoy existen varias naciones como Nunca Jamás: no son reconocidas por la ONU, ahí no existe el reloj y sus habitantes son niños en cuerpo de adultos. Se trata de estados hechos en casa, nacidos de la imaginación de una persona y muchos de los cuales no cuentan con territorio propio, aunque casi todos tienen bandera, líderes políticos y hasta moneda. Aquí, algunos de ellos.

WIRTLAND
Fundada el 14 de agosto de 2008 como una iniciativa pública, esta es la primera nación soberana que se basa totalmente en el mundo 2.0. Es decir, se trata del experimento virtual de un país sin territorio, fundamentado en Internet. Dice sustentarse en la Convención de Montevideo, según la cual un estado soberano requiere: tener población permanente, gobierno y la capacidad de establecer relaciones diplomáticas. Wirtland cumple con las tres. Sólo le falta llenar el cuarto requisito: un territorio. Sin embargo, sus creadores lo ven como una ventaja: nunca tendrán conflictos de fronteras, afirman.

Quienes desean convertirse en ciudadanos del país deben llenar una solicitud y pagar cinco dólares: así obtienen el Permiso de Residencia, lo cual suena curioso porque se trata de un estado sin tierra. Para obtener el pasaporte, el costo es de 55 dólares. Y el país también acepta la celebración de matrimonios: sólo exige que ambos contrayentes sean ciudadanos oficiales.

En 2008, el sitio web reportaba que Wirtland contaba con dos mil “habitantes”, pero la información no ha sido actualizada. Su representante a nivel mundial es Boris Siomin, quien vive en Israel, aunque la nación también tiene delegados en varios países.

REPÚBLICA GLACIAR
Chile posee más de 82% de los glaciares de Sudamérica, los cuales además son la mayor reserva de agua de la nación, pero no existe una regulación que los defienda. Por eso, el 5 de marzo de 2014 la organización ambientalista Greenpeace inventó este país virtual y así presionar al gobierno chileno a crear una Ley de Protección de Glaciares que los declare intocables. La idea es que cualquier persona puede adherirse a la iniciativa y cuanto más grande sea el número de pobladores virtuales, la exigencia cobrará más fuerza. Para adquirir la ciudadanía basta con solicitarla en la página web oficial. En los primeros diez días de existencia, cuarenta mil personas habían hecho su solicitud y se asegura que Glaciar cuenta ya con más de doscientos mil pobladores virtuales.

SUDÁN DEL NORTE
Cuando la hija de siete años del granjero estadounidense Jeremiah Heaton le preguntó a su papá si podía ser princesa, él, muy serio, le prometió que sin duda lo sería. Entonces se dedicó a buscar en Internet una tierra de nadie. La encontró: el territorio de Bir Tawil, entre Sudán y Egipto.

Se trata de una pequeña región árida, sin población permanente y que ningún estado reclama como propia. Heaton viajó hasta ahí con la bandera azul de “su” país, diseñada por sus tres hijos. Así, el 16 de junio de 2014 se proclamó soberano del Reino de Sudán del Norte y nombró a su hija princesa del mismo. El rey desea desarrollar en esa nación agricultura alternativa, energía renovable y una moneda digital, además de convertirla en bastión de la libertad digital.

LIBERLAND
Hace poco más de un año, el 13 de abril de 2015, nació la República Libre de Liberland. Se trata de un microestado con siete kilómetros cuadrados de extensión a orillas del Danubio, entre Croacia y Serbia. Su creador fue el joven checo Vit Jedlicka, un publicista de 32 años que clavó en esa porción de tierra sin dueño una bandera con dos franjas amarillas y una negra: esa tarde nació el país.

Bandera de Liberland. Foto: Shutterstock.

Bandera de Liberland. Foto: Shutterstock.

Aunque no tiene reconocimiento oficial, ya ha captado fondos a través de donaciones y venta de cerveza. Jedlincka, su presidente, ha hecho visitas oficiales a Rusia, Turquía, Noruega, Polonia y Venezuela; en este último, más de dos mil personas han expresado su deseo de ser parte de esa nación cuyo lema es “Vive y deja vivir”. El proceso para obtener la ciudadanía es sencillo: llenar un formulario y responder preguntas en las que el solicitante asegura garantizar los derechos humanos, respetar la propiedad privada, no haber pertenecido a movimientos nazis, comunistas “u otro grupo extremista” y no contar con antecedentes criminales.

Si se constituye legalmente, Lieberland será el tercer estado más pequeño del mundo, luego del Vaticano y de Mónaco. Su presidente asegura contar con el borrador de una constitución y con más de cuatrocientos mil solicitudes de ciudadanía para su país, en el que no existen los impuestos.

POR SI FALTABAN
El libro Micronations. The Lonely Planet Guide to Home-Made Nations, de 2006 (que no ha sido reeditado), ofrece información sobre decenas de microestados que fueron creados de la noche a la mañana. Proporciona datos generales, biografías de los líderes, fotografías, mapas, banderas y monedas. Va de lo serio a lo más delirante y además explica cómo cualquiera puede crear su país a medida. Por si hacía falta inspiración, echemos ojo a otros tres casos curiosos.

EL BARRIO LIBRE DE CHRISTIANIA
El 26 de septiembre de 1971 nació, en el corazón de Copenhague, capital de Dinamarca, este barrio “experimental”, gobernado por sus habitantes. A lo largo de los años, Christiania he enfrentado amenazas, pero se mantiene como un reducto de anarquía hippie en el que viven más de mil personas y donde la marihuana y el hachís se venden legalmente.

PROVINCIA DE BUMBUNGA
Se localiza en el sur de Australia. La fundó en 1976 el inglés Alex Brackstone, quien trabajaba como entrenador de monos de circo: se autonombró su gobernador y único poblador. En 1999, Brackstone enfrentó un proceso legal por posesión ilegal de armas de fuego. Quiso defenderse con el argumento de ser gobernador de Bumbunga, pero no convenció al juez. Se desconoce su paradero actual.

IMPERIO DE AUSTENASIA
En septiembre de 2008, los habitantes del distrito de Wrythe, en Londres, redactaron y enviaron al parlamento británico su Declaración de Independencia del Reino Unido. Aunque no obtuvieron respuesta, desde entonces se consideran el estado soberano de Austenasia, que cuenta con 87 habitantes y es gobernado por el emperador Jonathan I.

Y no, Yucatán no califica en este grupo. Al menos no todavía

Tags
Compartir
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Páginas amigas