¿Qué es un Pueblo Mágico?

Templo de Santa Prisca, en Taxco, Pueblo Mágico, en Guerrero.

Compartir:

Por Rafael Carballo

Escuchamos a cada rato sobre Pueblos Mágicos por aquí y por allá, pero poco sabemos sobre ellos. Qué necesita un lugar para que sea proclamado Pueblo Mágico.

 

No, un pueblo mágico no es en el que hay chamanes, ni brujos, esoterismo, ni nada por el estilo. En realidad, un Pueblo Mágico, como se anuncian con un título gigante —por ejemplo, Taxco, Pueblo Mágico, es uno que tiene atractivo turístico por sus sitios patrimoniales —en el caso de Taxco, el Templo de Santa Prisca, entre muchas otras cosas— y que además tiene una inversión turística por parte del municipio que asegura su cuidado y la atención necesaria para el visitante.

En otras palabras, el estatus de Pueblo Mágico, se aleja de la magia, pero va totalmente ligado con la burocracia. En el 2001, nació el Programa Pueblos Mágicos como una estrategia de la Secretaría de Turismo para estructurar una oferta turística complementaria y diversificada hacia el interior del país, basada fundamentalmente en los atributos históricos y culturales de localidades singulares.

Una población debe cubrir varios requisitos para poder incorporarse al programa, y luego deberá pasar inspecciones anuales para mantener su estatus. Lo que se le pide al pueblo es que tenga una estructura turística básica (carreteras de acceso, restaurantes, hoteles, tiendas de artesanías, etcétera), que cuente con un comité que responda por la situación de dicha infraestructura, que se encuentre a no más de dos horas de algún centro turístico grande y que tenga algún atractivo simbólico natural o cultural único, auténtico y emblemático. Si el poblado cumple con estas cualidades, recibe fondos federales y estatales, además de obra de infraestructura gratis, para impulsarlo como destino turístico.

 

¿Y ahora?
Hace unos años hubo un escándalo alrededor de los pueblos mágicos en el que se argumentaba que algunos lugares no cumplían con los requerimientos y les habían “regalado” el nombramiento. Lo cierto es que en 2014 se cambiaron los lineamientos generales para otorgar esta categoría y en la actualidad hay 111 Pueblos Mágicos en todo el país.

Pareciera, asimismo, para un turista cualquiera, que hay mucha disparidad entre uno y otro Pueblo Mágico. Por ejemplo, cualquiera podrá notar la gran diferencia entre visitar la impresionante Taxco de Alarcón, en Guerrero, ante lo que ofrece Metepec, en el Estado de México. Es decir, es innegable que hay un abismo de diferencia entre el Templo de Santa Prisca y la Iglesia y Convento de San Juan Bautista. A pesar de eso, también hay que decirlo, los Pueblos Mágicos mantienen su encanto, el gusto por un México que ya es más como un sueño, pero que sigue existiendo, aunque sea con respirador artificial.

 

Por si quieres ir a un Pueblo Mágico
Aquí puedes encontrar una guía de los 111 Pueblos Mágicos, una opción más para despejarse de la gran ciudad y disfrutar de un aire puro escaso en la urbe.