SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Radio Abierta: Navegar por el mar de la locura

Cada miércoles a las 10 de la mañana un grupo de personas diagnosticadas con trastornos mentales se reúnen en el […]

Cada miércoles a las 10 de la mañana un grupo de personas diagnosticadas con trastornos mentales se reúnen en el jardín de la Universidad Autónoma Metropolitana, plantel Xochimilco (UAM-X) para transmitir Radio Abierta, el primer programa radiofónico en México hecho por gente con algún trastorno psiquiátrico. Juntos, alzan su voz en el 94.1 del FM, la estación de radio de la UAM, para hacer eco en una sociedad que aún los discrimina.

“¿Listos? ¡Al aire!”, indica Sara Makowski, creadora del proyecto, para que entre la cortinilla del programa. Empieza la música. “Si estás cansado de hablar con tus mascotas y que te contesten, bienvenidos a bordo de esta nave de locos”, se escucha.

Equipo técnico de Radio Abierta

Equipo técnico de Radio Abierta

Sin un guión y con temas propuestos por los integrantes cada mañana, Ricardo Sánchez pide el micrófono para empezar el debate con uno de los tópicos más votados: El agua, un bien común.

“Desde los inicios del hombre, el agua se ha considerado como una sustancia de origen divino”, dice Ricardo al micrófono mientras esconde su cigarro a medio fumar entre los dedos. “Los hebreos lo atribuían como un bien que venía de Jehová, el Dios de la lluvia, del trueno”.

Un sombrero gris adorna su estilo sesentero y junto a su aguardientosa voz forma parte de su identidad. Esa identidad que cambió por completo cuando Ricardo fue diagnosticado con esquizofrenia, hace 20 años. “Tenía 29 años y perdí mi estatus”, confiesa.  “Ya no era el estudiante destacado en la Prepa 2 de la UNAM, sino el tipo al que medicaban con 16 pastillas al día”.

Actualmente, le suministran cuatro píldoras diarias y lleva 13 años sin ser hospitalizado, ha vuelto a tocar su guitarra, tiene una novia y, desde hace seis años, busca vencer el estigma y la discriminación hacia las personas con algún diagnóstico psiquiátrico, como Hansel Villanueva, su compañero de cabina.

Ricardo Sánchez

Ricardo Sánchez

Cambio de estrategia
“En la colonia donde vivo no le hablo a nadie, ni nadie a mí. Duele, pero ya me acostumbré”, confiesa Hansel, un hombre de 37 años, aficionado a los libros de Herman Hesse y con un distintivo paliacate en la cabeza. “Me ven con prejuicios, tan pronto oyen la palabra demencia, mi condición es de lobo estepario”.

Sin embargo, el espacio de la radio le ha dado —como a sus compañeros— la posibilidad de recuperar su derecho a la palabra, a hablar con nombre propio. “Hay una recuperación de la dignidad como persona, del potencial que tienen para aportar a la sociedad”, explica Sara Makowsky, doctora en Ciencias Antropológicas e Investigadora de la UAM-X.

Hanzel Villanueva

Hanzel Villanueva

Esta argentina detectó que el sistema de salud mental en México se centra en el internamiento en hospitales psiquiátricos, estrategia que no logra una rehabilitación. Por esa razón decidió crear Radio Abierta, proyecto de inclusión social que ha logrado apoyar a personas como Arturo Perea que, debido a las crisis mentales, dejó de lado su carrera y sueños.

“El sueño yace perdido, escondido en un rincón estelar bajo la sábana blanca de un invierno polar”, recita Arturo al aire el poema “Sueños”, publicado en su libro Digresiones, que tiene en las manos.

Arturo padece esquizofrenia y paranoia detectada desde 1996 y va al jardín de la UAM desde hace cinco años. “Oía que la gente hablaba de mí, que quería hacerme algo, [pero] con la medicina ya no tengo esos síntomas”, explica el también pintor. “En la radio me siento bien, ya no me da miedo leer mis poemas y mi comunicación ha mejorado”.

Arturo Perea

Arturo Perea

Radio Abierta retoma el concepto argentino de La Colifata, la primera estación en el mundo hecha dentro de un hospital psiquiátrico que transmite en Internet. La diferencia es que Radio Abierta se trasmite en vivo por la radio y por Internet (http://www.radioabierta.net/), además de que publican la revista digital Toing, en la que escriben participantes de otras radios parecidas en el mundo.

 

En realidad no están tan locos
Para la 1 de la tarde, el programa está por finalizar, pero aún es turno de Jessica, con el segundo tema: “Qué hacer cuando no tienes un tema de qué hablar”.

“A veces cuando no tenemos temas de qué hablar empezamos a ser nosotros mismos, es cuando coincidimos en muchas cosas con las otras personas”, dice Jessica entre risas nerviosas, mientras le aplaude Iván, su novio desde hace seis años y medio.

Jessica Fernández-Cano

Jessica Fernández-Cano

La pareja se conoció vía Facebook y se hicieron novios por teléfono, luego de coquetear un mes por la red. Cinco meses después de andar y mientras estudiaba el último semestre de la preparatoria, Jessica fue diagnosticada con esquizofrenia. “Él me contagió”, bromea con Iván, quien tiene trastorno bipolar hace siete años. Pese a eso, su enfermedad no ha hecho que Iván abandonde su carrera como dentista y bajista.

“A veces, la familia piensa que tenemos que quedarnos como muebles en casa. Que no servimos”, explica Iván. “Una errada manera de hacer que ‘el loquito’ llegue a algún lado”.

Iván Masede

Iván Masede

Iván y Jessica han encontrado en Radio Abierta un espacio donde sus palabras cobran la validez que la sociedad les niega. Asimismo, afianzan los vínculos de amistad con compañeros y estudiantes de la UAM que, al escucharles, acuerdan lo que cualquiera podría pensar: En realidad, no están tan locos.

Tags
Compartir
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Páginas amigas