rropero: la moda a favor del medio ambiente

Climax

Compartir:

Por Milagro Urquieta

En China se sabe cuál es el color de moda en Occidente por el color con el que se tiñen sus ríos cada temporada. Las fábricas de teñido e impresión utilizan los ríos como desagüe privado: matando los campos de cultivo de arroz. Por ello, la industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta después del petróleo.

Se sabe que el periodo de vida de una tendencia es cada vez más corta, al punto que las mujeres sólo utilizan el 25 % de la ropa que tienen en su clóset. Cada prenda la usan menos de 10 veces y, así, desperdician más del 80 % del ciclo de uso de la ropa.

¿Las consecuencias? La semilla del algodón ha sido modificada para acelerar su crecimiento y crear ropa en donde se usan pesticidas que hacen daño al medio ambiente. Hoy, toma 20,000 litros de agua para crear 1 k de algodón; esto es, un par de jeans. Un dato más: en 2025, el 40 % de la población mundial no tendrá agua limpia para beber, culpa —en un 20 %— de la industria textil.

Al percatarse de este panorama, las hermanas Tash y Mara Salas crearon rropero, “la primera plataforma en línea en México para comprar, vender, donar e intercambiar ropa ligeramente usada”. Con este modelo, aseguran, pueden ahorrar 6,000 litros de agua por cada kilogramo de ropa que se le de un reuso y que se aproveche hasta 200 % mejor o más cada prenda.

Por ejemplo: un vestido se compra una vez, pero se usa dos veces. Si lo revendes y alguien lo usa otras dos veces, se incrementa un 100% el aprovechamiento de ese artículo. Una prenda de calidad media tienen un estimado de 50 puestas como aprovechamiento máximo. Pero un vestido se lo ponen hasta tres veces, desaprovechando más del 90 % del ciclo de vida de uso.

“Por eso, se desea evitar el consumo de moda rápida. Por la falta de calidad y las consecuencias ambientales de producir más y barato”, dicen las emprendedoras. En México, se han generado espacios presenciales para compra y venta de ropa vintage e iniciativas de moda vegana para evitar el consumo de pieles o de cualquier tipo de producto animal.

Sumado a esto, Tash y Mara Salas proponen un marketplace “especializado en moda premium sustentable donde se cobran comisiones del 30 % por transacciones en la plataforma”. Además, las mujeres pueden donar una cantidad o la totalidad de las ganancias de los artículos que quieran vender. Con este modelo, existe un impacto indirecto en la producción y consumo a largo plazo.