SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Identidad

Septiembre, mes patrio, es el momento oportuno para hacernos las preguntas de siempre: ¿quiénes somos y hacia dónde vamos? La identidad, vista desde diversos ángulos.

Compartir
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Esta es mi identidad

En sus propias palabras, Adán, Laura, Diego y Patricia se definen.

En la palma de mi mano

La identidad, según la Real Academia Española, es el conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan de los demás.

La gran mentira

Pareciera que para entender mejor nuestra identidad tenemos que encontrar algo en nosotros que no cambie nunca. Pero, ¿se puede encontrar algo que no cambie en un mundo donde todo cambia?. Para el argentino y filósofo Darío Sztajnszrajber la identidad es una ilusión. No existe. Es un mito.

Aquí soy la sudaca. Allá soy la extranjera.

El mes patrio podría ser la fecha en la que todo emigrante confunde más su identidad, y es que no dejamos – ni se nos deja- de calificar cuán sedientas o no están nuestras raíces.

Chivas, made in México

La victoria más grande que han tenido las Chivas Rayadas del Guadalajara ha sido fuera de la cancha: ser un equipo de mexicanos en una liga que prefiere a extranjeros.

¿Etiqueta es destino?

El ser humano no se construye a sí mismo en el aislamiento. Sin embargo, en la actualidad es mucho más apremiante formular un papel en específico para que el otro pueda identificarnos.

Glosario ilustrado de la identidad

El diccionario la define así: País o lugar en el que se ha nacido o al que se pertenece por vínculos históricos o jurídicos.

¿Qué es la Patria?

Un breve acercamiento al concepto abstracto de Patria, gracias al historiador y rockstar mexicano Alejandro Rosas, autor de Mitos de la historia mexicana, Sangre y fuego y 99 pasiones en la historia de México, entre otras obras.

Immigrant. Latino. Brown.

No importa si tienes look de Barbie rubia platinada o si tienes la piel del color del zapote: en los mercados de México, si eres la clientela, siempre eres “güerita”.