SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Un colectivo gay cristiano admite heterosexuales en su Iglesia

Oscar Escolano quería ser sacerdote. Se inició como catequista a los 17, y pensó durante un año con entrar al […]

Oscar Escolano quería ser sacerdote. Se inició como catequista a los 17, y pensó durante un año con entrar al seminario. Eran tiempos de la dictadura franquista en España, donde ser gay era peor que ser un delincuente. Así que, ocultó su orientación sexual a cambio de una fe que perseguía conquistar.

“Me enojé mucho con Dios. Le preguntaba por qué me había hecho homosexual si no me permitía amar”, cuenta en conversación con Think Tank New Media el también líder de Crismhom: Cristianos de Madrid Homosexuales. Una comunidad de 120 miembros, entre socios y voluntarios, fundada en 2006 como un espacio de unión de la fe cristiana y la comunidad LGTB.

“Pero mi experiencia no ha sido del todo negativa. Hay gente que viene con heridas más grandes. Que salen del armario, por ejemplo, a los 40 o 50 años”, agrega Oscar. Al mismo tiempo que, junto a sacerdotes y pastores, sirve de guía y referente para que otras personas vean que sí pueden vivir su fe e identidad sin resentimientos.

“Según las estadísticas, somos el país con mayor apertura a la comunidad LGTB. Sin embargo, en menos de 5 meses, solo en Madrid, hemos sufrido un repunte de agresiones en la calle. 64, para ser exactos”. Sobre la labor dentro de Crismhom: Cristianos de Madrid Homosexuales están las oraciones cada jueves y las charlas de los sábados sobre la aceptación personal y fe donde gays o no gays están invitados a participar.

Para Oscar Escolano y su comunidad de diversidad sexual, el dogma de la Iglesia católica no ha cambiado y los gays siguen siendo tachados por sus “desordenados actos”. No obstante, “en el Evangelio Jesús nunca discriminó. Habló de querer, de perdonar. No está crucificado mirando hacia abajo para condenarnos”, advierte en conversación con Think Tank New Media.

A su vez, apunta a que Jesús no pudo hablar de adopciones entre gente del mismo sexo porque la diversidad sexual fue un concepto que se acuñó en el siglo XIX y XX. En cambio, interpretan su mensaje como esperanzador. “Los pingüinos, por ejemplo, tienen pares homosexuales que permanecen juntos para cuidar de las crías que se quedan solas. ¿Por qué no puede ser esta una función biológica de los gays para la sobrevivencia de la especie?”, concluye.

En México se marcha.

Este sábado la Ciudad de México espera que 80 mil personas marchen por Paseo de la Reforma hacia el Zócalo. En esta ocasión, el debate central será el trato igualitario hacia las familias homoparentales; el derecho a que puedan acceder a una salud pública y educación.

La Marcha del Orgullo Gay en México se realiza hace 38 años, con la protesta estudiantil de 1968. Un año después, en Nueva York, surgió el movimiento Stonewall. Hombres y mujeres LGTB levantaron su voz para exigir sus derechos tras una redada policial en el Stonewall Inn, un conocido pub gay en el barrio de Greenwich Village.

Desde entonces, en el mes de junio, se realizan marchas cada fin de semana en diferentes ciudades del mundo. La de este sábado promete pasear una bandera con los colores del arcoíris de 200 metros de largo por 7 de ancho que podrás tocar sin ser discriminado en el intento.

 

Guardar

Guardar

Tags
Compartir
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn