SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Un viaje sobre ruedas para enamorarse de México

Alessandro Parente y Simona Fantauzzi son una pareja italiana que, desde hace tres años, recorre México en su propia casa […]

Alessandro Parente y Simona Fantauzzi son una pareja italiana que, desde hace tres años, recorre México en su propia casa rodante para sensibilizar a la gente sobre la importancia de sus raíces. Ambos han emprendido este viaje desde su trinchera. Alessandro, por ejemplo, lo hace desde la fotografía bajo una técnica legendaria llamada ambrotipia, con más de 160 años de existencia.

Las fotografías son únicas y de gran valor, al ser impresiones a base de plata sobre vidrio. Cada imagen busca representar a las etnias y el derecho a la diversidad cultural de México. “Asocio la fotografía con la comunidad. Cada persona e impresión es única, con mucho valor”, nos cuenta Alessandro. Ahora mismo se encuentra en Oaxaca, después de haber recorrido otros 15 estados de la República junto a su novia.

Alessandro ha hecho retratos de personas deportadas y refugiadas en la frontera de Tijuana, sobre etnias como los mayos y yaquis, como también a comunidades que luchan contra represiones de la policía federal.“Buscamos la historia desde antes, gracias a algún contacto en la comunidad o Asociaciones de Derechos Humanos para conocer la geopolítica del estado y estar seguros. Luego, generamos expectativa en la zona. Ellos saben que van a llegar dos italianos en una casa rodante”.

Por su parte, Simona Fantauzzi ingresa a la cocina de estas comunidades y experimenta algunos platillos con ingredientes locales. “Muchos productos están en riesgo por las injusticias del gran mercado”, advierte la chef. Por eso, Simone fortalece la sabiduría del pueblo y recalca la enorme posibilidad de sus tierras de cosechar de todo, compartiendo sus recetas. “México tiene una riqueza increíble”, agrega.

La idea de este proyecto cultural sobre ruedas surgió luego de que Alessandro conociera a un grupo de artistas que viaja hace 10 años en un camión con el afán de investigar sobre música. “Ellos recolectan músicos de varios lugares en la carretera y así van rotándose”, nos cuenta el también fotógrafo. Alessandro se interesó por México en 2012, en una búsqueda personal por descubrir las charlatanerías y lo verdadero detrás del Fin del mundo maya.

Su pareja, Simone, se unió a la aventura tiempo después por el amor que le tiene a nuestro país desde niña. En seguida, compraron a Gonzalo Guerrero El Grillo- como llaman a su casa rodante- en San Francisco. El estilo de vida de estos italianos hizo que equiparan el camión con paneles solares, combustile autoproducido y gratuito como el aceite vegetal usado, un baño seco y jabones naturales, en cuidado del medio ambiente.

¿Cómo sobreviven? “Para este proyecto nosotros nos autofinanciamos realizando eventos como exposiciones o talleres de cocina. Estamos un par de meses en cada estado, y una semana con la comunidad”, nos dice Alessandro; quien –junto a Simone- volverá a Italia en marzo para imprimir su primer libro.

“Contará con un reportaje fotográfico, recetas y experiencias de cómo vivir en un bus”. Con ese entusiasmo, la pareja quiere hacer una exposición ambulante por los mismos estados que recorrieron para mostrar su riqueza cultural a través de sus ojos.

Si quieres conocer más sobre este proyecto, dale clic aquí:

https://elgrillobus.wordpress.com/

Tags
Compartir
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Páginas amigas