SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Vinos con infusión de marihuana

¿Cómo celebrar el año que termina? Mary Jane es la marca de vinos con infusión de marihuana (recreativa y medicinal), […]

¿Cómo celebrar el año que termina? Mary Jane es la marca de vinos con infusión de marihuana (recreativa y medicinal), creada por el estadounidense Paul Kapral.

Un invento que va más allá de un paladar exquisito y que, de momento, se comercializa en California. En otros estados como Colorado, Washington y Oregon – donde el cannabis es legal- no se permite la venta de bebidas con infusión de cannabis. Aunque Paul Kapral asegura que ya tiene 53 pedidos internacionales de Mary Jane.

“Es un vino que tiene 13% de alcohol. Y no es de color verde, como se piensa”, nos explica Paul Kapral vía Skype. El efecto que genera se asimila a comer un brownie con marihuana. La popular “subida” es más corporal que de cabeza. Los vinos Mary Jane se elaboran con uvas tintas como la cabernet sauvignon, pinot noir y syrah. Su creador recomienda ¼ de vaso de vino cada cierto tiempo, y esperar de 20 a 30 minutos para tomar uno más. “Puedes dormir muy fácilmente con muy poco”.

El experto en vinos y cultivo de marihuana dice que, a diferencia de la marihuana comestible, la líquida no contiene azúcar y beneficia a pacientes con cáncer que padecen de diabetes. Si bien cada persona tiene una tolerancia distinta al consumo de cannabis, el vino Mary Janes tiene grandes adeptos. No en vano, Paul, trabaja hace 20 años con marihuana medicinal en California.

El 90% del vino que Paul produce es para pacientes con algún cáncer terminal y otro porcentaje para militares que no han encontrado un remedio para el insomnio. Paul nos cuenta su amor por ver crecer las flores de marihuana. Muy pronto tendrá su propia granja de cultivo de cannabis y vino al Norte de California, con tres hectáreas de uvas. Una pasión que heredó de su padre, viticultor retirado; y de una pareja hippie de amigos que conoció cuando tenía 20 años. Hoy Paul tiene 43.

“Fui muy afortunado. Ellos me ensañaron a cosechar marihuana medicinal y luego me convertí en miembro del primer club de cannabis de San Francisco, a cargo de Dannis Peron”, nos dice. “Fui parte del primer dispensario de marihuana en Estados Unidos, creado en 1992”. La marihuana fue una planta que conoció poco antes, a los 17 años, cuando frecuentaba muchos raves. Pero ahora su relación se transformó en un negocio que beneficia a otros de una manera positiva.

“A mucha gente que cultiva marihuana recreativa solo le importa el dinero. Son como rock stars. No tienen compasión por la gente que se vuelve adicta a los narcóticos”, enfatiza Paul. El creador de Mary Jane está en contra de la legislación informal que existe respecto a la marihuana medicinal versus la recreativa. “Estados como Colorado y Washington tiene gente de más de 40 años que prefieren la marihuana recreativa que el alcohol, y el gobierno no hace nada”.

Pese a que el vino Mary Jane también es con fines recreativos, su meta final es que llegue a más pacientes con enfermedades terminales. Por el momento, la legislación estadounidense le ha puesto el camino difícil. Paul continúa su propia lucha. Brindemos por eso.

http://www.maryjanewines.com/

Tags
Compartir
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn